El sistema digestivo lo constituyen tres órganos: el Bazo, el Páncreas y el Estómago. En Medicina China las funciones de estos tres órganos son dirigidas bajo la batuta de uno solo: el Bazo. El Bazo es como un director de orquesta, el cual dirige múltiples funciones digestivas que ocurren al mismo tiempo en el organismo, desde la salivación hasta la eliminación por el recto. 

El Bazo tiene una función muy importante y es la de transformar los alimentos que entran en el cuerpo en nutrientes necesarios para el organismo. De la misma manera, el aporte energético de los alimentos es transformado por el Bazo en un tipo de energía que llamamos Qi-nutritivo.  Este tipo de Qi es repartido a todo el organismo. Podríamos comparar esta función energética con Mercabarna, donde las mercancías son repartidas a todos los mercados, tiendas y restaurantes de Barcelona. Pues esto es exactamente como el Bazo dirige la distribución de estos nutrientes y la energía a todos los rincones del organismo.  

Cuando el sistema digestivo funciona correctamente nos sentimos vitales tanto física como mentalmente, tenemos ganas de hacer cosas, de realizar proyectos, nos sentimos de buen humor y tenemos sensación de seguridad. Por lo tanto, el organismo y la mente tienen en el sistema digestivo el sustento sobre el cuál poder realizar sus funciones. 

Cuando el sistema digestivo está debilitado la persona muestra síntomas de debilitamiento, tanto a nivel mental como físico. El suelo solido que nos daba seguridad y firmeza empieza a debilitarse y empezamos a sentirnos débiles e inseguros. Síntomas típicos suelen ser astenia después de las comidas acompañada con dolor, hinchazón y distensión abdominal, estreñimiento o diarrea, falta de apetito, ansiedad para comer, agotamiento tanto física como mentalmente y exceso de rumiación y preocupación.

La causa primera de un bazo debilitado es una mala alimentación, por lo tanto, el primer consejo para reforzar un sistema digestivo maltrecho es cambiar la dieta, especialmente eliminar aquellos alimentos que lleven un aporte excesivo de mucosidad como el azúcar, bebidas azucaradas, hidratos refinados y los lácteos, y potenciar los alimentos con azucares naturales como el arroz integral, las frutas y las verduras.  

También es vital incrementar la actividad física. Un exceso de actividad mental sin ejercicio físico debilita el tono energético del bazo. Esto es muy importante. Por otro lado la acupuntura y el masaje son técnicas muy efectivas para dar un buen empujón al sistema digestivo a través de las técnicas de tonificación de bazo y el estómago.  

Acupuntura Poblenou Barcelona, terapias naturales: acupuntura, masaje terapéutico shiatsu, flores de Bach y terapias afines.    



Publicado: 18 de Mayo de 2015 a las 09:08