A muchos nos ha ocurrido alguna vez que, al agacharnos e intentar incorporarnos, de repente nos quedamos "clavados". Así, literalmente. Y digo literalmente, porque hay una imposibilidad absoluta de realizar cualquier movimiento. No podemos andar, no podemos agacharnos, estamos súper incómodos sentados, nos duele acostados, ¡vamos! que no encontramos ni una postura que nos alivie ni por un minuto. Así que, en un momento nuestra vida se ha paralizado completamente. 

¿Qué hacer? Si vamos al médico nos receta antiinflamatorios y calmantes musculares. Es lo típico y muchas veces resuelve el problema. Pero para un tratamiento de masaje shiatsu o acupuntura, conviene saber qué es lo que ha pasado y porque ha pasado. Averiguando la causa se puede utilizar el tratamiento más adecuado, efectivo y resolutivo. Con este conocimiento el problema se puede resolver

Para ello, primero, conviene saber que muchas veces cuando sentimos un dolor horrible e inmovilizante, esto es simplemente un mecanismo que utiliza el cuerpo para proteger ciertas estructuras. Algunos músculos tienen esta función, entran en acción en defensa de ciertos ligamentos, contrayéndose de tal manera que simplemente nos inmovilizan para impedir que nosotros, con nuestras malas posturas, sigamos estirando y distendiendo los ligamentos. 

Para cada ligamento en peligro habrá un músculo que entrará en acción a fin de protegerlo. Este es el caso del cuadrado lumbar, que, situado por encima de la cresta iliaca, es un protector de los ligamentos iliolumbares. En los movimientos excesivos de la pelvis, estos ligamentos, que se insertan en la columna y en los iliacos, van a sufrir fuertes distensiones. ¿Como actúa el cuadrado lumbar para proteger a los tendones iliolumbares? Entra en espasmo para bloquear este movimiento excesivo de la pelvis. Así de sencillo.

Pero a la vez no tan sencillo, porque luego habrá que averiguar qué es lo que ha pasado en la pelvis. Pero de momento os podéis ahorrar “fusilar” masajeando en casa al pobre cuadrado lumbar, porque no lo vais a conseguir calmar. Al contrario, puede que incluso entre aún más en espasmo y lo empeoréis. Para ello es necesario un examen pormenorizado de la pelvis y la postura general de la persona.

Para más información podéis llamar a Acupuntura Poblenou, Barcelona

          

Publicado: 12 de Marzo de 2018