En el tratamiento del dolor hay que tener en cuenta que muchas veces a pesar de que podamos utilitzar técnicas muy eficaces y específicas, es erroneo tratar solo la zona de dolor. Es decir que cuando es por dolor, pocas veces la zona afectada es la patología real, sinó que este dolor es la expresión de que hay un problema en el cuerpo. Es decir que zonas de dolor en realidad nos estan avisando de que hay un problema de desequilibrio o tensión excessiva, por lo que funcionan como alarmas para que estas tensiones excesivas no pongan en peligro estructuras importantes del cuerpo. A estas zonas “centinelas” o “alarmas”  las llamamos reactivas y las zonas donde esta realmente el problema los llamamos causales.  

Normalment las zonas causales son mudas, es decir, no manifiestan ningún síntoma. En su día a día el paciente puede que no sienta ninguna molestia ahí, o como mucho puede que haya tenido alguna molèstia en el pasado, le duró unos dias y se le pasó.  El paciente, pues, no viene a la consulta por un dolor que tuvo hace tiempo, y la verdad es que muestra una gran sorpresa cuando a la mínima presión siente dolor en esa zona.  

Las zonas causales y las reactivas estan muy relacionadas. Muchas zonas reactivas se relacionan con su causa de una forma obvia. Por poner un ejemplo: dolor y parestèsias en el brazo y en la mano pueden muy fácilmente tener la causa en contracturas en los músculos paravertebrales cervicales o un atrapamiento neural debido a tensión de los escalenos.

Pero otras causas no son tan obvias. En terapia neural se sabe que un diente en mal estado o una cicatriz mal curada pueden llegar a provocar problemas en cualquier otra parte del cuerpo. Esto es debido a que el cuerpo está conectado a través de toda una la red neural vegetativa que llega a conectar zonas alejades del cuerpo. Por ejemplo, cicatrices abdominales que pueden llegar a causar dolor de rodilla o dientes en mal estado que provocanlas migrañas crónicas.

Para mas información sobre el tema llamenos sin compromiso a ACUPUNTURA POBLENOU, BARCELONA Terapias naturales: acupuntura, masaje terapéutico shiatsu, flores de Bach y terapias afines.