La rotura de menisco es una de las mas frecuentes lesiones de rodilla. Un menisco es como una almohadilla que tenemos entre el fémur y la tibia, es de tejido cartilaginoso y tiene una función de amortiguación y también la de facilitar la congruencia articular entre el fémur y la tibia. 

No hace falta que haya una gran lesión para que ocurra una fractura del menisco. Muchas veces un giro de la pelvis con el pie clavado en el suelo puede ser suficiente como para provocar una rotura del cartílago. Otras veces se rompe cuando extendemos la rodilla desde la posición de flexión y el menisco no vuelve correctamente a su posición. 

Sea la causa que sea, el momento exacto en que el menisco se ha roto no pasa desapercibido al paciente, este lo recuerda como un dolor agudo o un crujido y posteriormente le acompañan un dolor, una incomodidad y/o sensación de atascamiento articular. 

Este dolor va acompañado de una inflamación debido a un aumento de liquido dentro de la rodilla. Esta hinchazón impedirá al paciente doblar o extender del todo la rodilla. 

Y también son muy característicos la sensación de haber perdido la estabilidad, la rodilla tiene repentinos fallos y se dobla sin avisar.

Todo y así hay muchas variables entre un paciente y otro. Hay personas que no pueden ni andar debido al dolor, en cambio otras hacen una vida completamente normal y solo sienten dolor e inflamación cuando hacen deporte intenso, en este caso la rotura es solo detectable por resonancia magnética. 

Acupuntura Poblenou Barcelona, terapias naturales: acupuntura, masaje terapéutico shiatsu, flores de Bach y terapias afines.    

 











Publicado: 4 de Junio de 2015 a las 12:37