El músculo elevador de la escápula es el músculo que más habitualmente está afectado cuando un día nos levantamos y de repente  sentimos el cuello totalmente rígido con un dolor insoportable en la base del cuello. Es la inoportuna tortícolis que nos sobreviene de repente y nos paraliza con un dolor terrible al mínimo movimiento del cuello.

La principal función del elevador de la escápula es precisamente elevar toda la escápula en su conjunto; pero si la escápula esta fija, el elevador de la escápula nos permite mirar hacia los lados o mirar al techo, de ahí que cuando este músculo se vuelve rígido no podamos hacer ni una cosa ni otra. 

Cuando esto ocurre te surge la pregunta de cual ha podido ser la causa de este terrible castigo. Pues estas son algunas de las causas pueden darte la respuesta.

  • Teclear en el ordenador con tensión, manteniendo la cabeza girada para leer un escrito situado al lado 
  • Llamadas telefónicas sujetando el teléfono con la barbilla contra el hombro mientras se tienen las manos ocupadas haciendo otra cosa.
  • Pero también transportar equipaje colgado del hombro o dormir con el cuello inclinado en un largo viaje de avión. 

Sabiendo que es lo que puede contracturar el elevador de la escápula,  la mejor manera de prevenir una tortícolis es, en primer lugar, evitando aquellas posturas que puedan tensar este músculo. Esta es el mejor remedio preventivo. 

En mi consulta en Barcelona, Poblenou, las visitas por rigidez de cuello son de las mas recurrentes y es una patología que se resuelve normalmente con bastante éxito en un máximo de tres sesiones. 

Las terapias energéticas como la Acupuntura, Acupuntura con Láser o el Shiatsu han demostrado ser hasta el momento las terapias maestras por excelencia para tratar la tortícolis.

 






Publicado: 19 de Julio de 2013