Los textos clásicos de medicina china ya dicen que la actividad mental  no solo interacciona con el cuerpo físico, si no que van mas allá para afirmar que es la parte mental la que en realidad anima, moviliza y da vida a nuestra materia orgánica. 

A la luz de esta filosofía, los médicos de la China clásica daban por sentado que la salud del cuerpo físico viene determinado en primera instancia por el estado de fortaleza o debilidad mental de la persona.  

Actualmente la medicina convencional ya tiene muy comprobado que los enfermos con un estado de ánimo positivo responden mucho mejor a los tratamientos. 

El primer gran paso terapéutico es escoger la terapia adecuada para cada patología, pero es igualmente  importante y urgente equilibrar y fortalecer la parte mental del paciente a fin de que sea desde ahí que se activen los mecanismos internos para combatir los síntomas físicos; y el tratamiento tenga éxito. 

En caso contrario es fácil que la persona recaiga en los mismos síntomas una y otra vez. 

El tratamiento energético -ya sea con Acupuntura, Shiatsu o Flores de Bach- tiene la virtud de incluir en su ámbito de acción fortalecer el mental a fin de que estas personas afronten el tratamiento con un estado de ánimo mas positivo y sea este nuevo estado mental el que pilote el cuerpo hacia la curación.  

En la consulta Barcelona Poblenou tengo muchísimo en cuenta este aspecto de la terapia ya que muchos "casos difíciles" responden mejor al tratamiento si durante la primera sesión se hace mas hincapié en tratar la parte mental del paciente.






Publicado: 12 de Julio de 2013