Cuando tratamos una zona de dolor, -y a pesar de utilizar técnicas muy eficaces- el paciente no experimenta ninguna mejora, hay que pensar que seguramente el dolor es una reacción a un desequilibrio o tensión en otra parte del cuerpo. Así pues hay que indagar el porqué esta zona de dolor esta reaccionando y donde se encuentra la causa del dolor.  

Para averiguar donde se encuentran estas zonas causales del dolor nos encontramos con un problema, y es que muchas veces el paciente, en su día a día no siente ninguna molestia en estas zonas. Es decir, estas zonas causales son mudas. Así pues el motivo de consulta pocas veces estará relacionado con estas.

Por poner un ejemplo: molestias, adormecimiento o dolor en el brazo o la mano pueden muy fácilmente tener la causa en contracturas o tensiones en las vértebras cervicales o primeras dorsales. En este caso, en lugar de tratar el brazo tendremos que  tratar adecuadamente las contracturas y tensiones cervicales. Sabremos si hemos encontrado la causa del problema porque los resultados acostumbran a ser inmediatos y duraderos. 

No todas las patologías son debido a contracturas o tensiones musculares. En terapia neural se sabe que un diente en mal estado, una cicatriz patológica o una otitis infantil mal curada pueden llegar a provocar problemas en cualquier otra parte del cuerpo. Esto se explica en cuanto que todo el cuerpo esta conectado a través de la red neurovegetativa.   

ACUPUNTURA POBLENOU, BARCELONA Terapias naturales: acupuntura, masaje terapéutico shiatsu, flores de Bach y terapias afines.  

Publicado: 6 de Abril de 2016